El debut de Chile en confederaciones

Estilo de juego:

Juan Antonio Pizzi fue cambiando el posicionamiento del equipo dependiendo del rival. Comenzó con un clásico 1-4-3-3 frente a Camerún, sistema que repitió después contra Australia. Esta formación cuenta con un volante central -Marcelo Díaz- quien es el responsable de ser el eje de inicio de juego del equipo posicionándose siempre detrás del balón para ser un apoyo. Luego vienen dos volantes interiores que, si bien son muy participativos en el inicio de las jugadas, llegan al área como otro atacante más para definirla.

Dijimos que la formación fue dependiendo de la calidad del rival. Por ejemplo, contra Alemania y Portugal se posicionaron con un 1-4-3-1-2. Ingresó Pablo Hernández para hacerle compañía a Marcelo Díaz y así ayudarlo en la parte defensiva. Vidal tomó posición de enganche, aunque se movió por toda la cancha, siendo un jugador libre que con su gran despliegue,  aporto en labores defensivas y siempre llegaba a ser opción para definir la jugada.

Salida del balón:

En Chile es costumbre ver que la salida del balón sea generada lentamente desde área propia para así obtener espacios libres y ser aprovechados para avanzar y llegar al área rival.

Pero, con el ingreso de Pablo Hernández, cambió el funcionamiento del mediocampo. El Tucu pasó a ser el compañero de Marcelo Díaz en la salida, ayudándolo en la recuperación. De vez en cuando, era él quien se posicionaba entre los centrales para que estos se abrieran.

El primer gran problema en la salida, lo provocó Australia, quienes taparon todos los espacios a los volantes para obligarlos a recibir de espaldas y jugar hacia atrás. Así, si estos intentaban darse vuelta para jugar, los australianos cometían falta para interrumpir el juego. La conocida “falta táctica”

Ofensivo:

La ofensiva de la selección chilena está marcada por contar con muchos hombres en ataque para generar una mayor probabilidad de definir la jugada. Para realizar esto, hay conceptos claves como el arrastre de marcas, ataques al espacio, movilidad, amplitud, cambios de frentes y rupturas de líneas. Así, una vez que se superaba la primera línea del rival, era Alexis Sánchez el encargado de aparecer para crear esa oportunidad. Función que en su momento cumplieron Matías Fernández y Jorge Valdivia.

 

Presión:

La presión es algo fundamental en el juego de esta selección y, al perder el balón, los jugadores deben recorrer muchos metros para frenar un contrataque. Esto, debido a que sitúan muchos hombres en delantera. Aquí es fundamental la presión alta y en conjunto, con el objetivo de no dejar avanzar al rival y recuperar el balón en campo contrario. Una presión organizada, coordinada en las coberturas y asfixiante al momento del perder el balón, fueron los conceptos aplicados por los dirigidos de Pizzi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s