La nueva generación

Con una nómina alternativa, Chile viajo de invitado a la China Cup donde enfrento por primera vez en su historia a Croacia. El DT que dirige a la selección chilena, opto por llevar una lista de jugadores que a su parecer, vienen en un buen camino para reemplazar a la generación que, hasta ahora, es llamada la generación dorada. Algunos nombres se repiten de las nóminas ‘importantes’ de Pizzi como los de Jean Beausejour, Christopher Toselli, Jose Pedro Fuenzalida, Eduardo Vargas y Leonardo Valencia.

Por su parte, el técnico Croata, Ante Cacic, eligió en su nómina solo a jugadores del medio local. Al igual que el macanudo,  dejó fuera a sus máximas figuras, con la intención de ver posibilidades para lo que se viene en las clasificatorias a Rusia. El técnico de 63 años nacido en Zagreb, está a cargo de la selección de su país desde 2015. Disputo la Eurocopa donde clasifico a octavos de final, cediéndole la serie al campeón Portugal. El técnico característico de un juego de alto volumen ofensivo, tiene la preferencia de formar con un 1-4-2-3-1 con la idea de tener la posesión y presionar fuertemente a los defensores rivales.

El análisis 

Chile se enfrentó a un equipo que en los primeros minutos intentó imponer una intensidad alta en la presión. Formo una línea de 3 jugadores para presionar a los centrales y un lateral. Esto provocaba la bajada de los medios chilenos para buscar una buena salida por abajo. A su vez, cuando Carmona y Pavez retrocedían, subían más croatas a presionarles la salida, juntando más gente en campo rival. En muchas ocasiones se vio igualdad numérica en campo nacional, arriesgando una recuperación de Croacia que podía terminar en una ocasión clara de gol. Bravo no estaba en la cancha, por lo que Cacic (DT croata) dio la indicación de presionar a Toselli cada vez que tuviera la pelota en sus pies.

 

En defensa, cuando la intensidad bajaba, Croacia se paraba con un 1-4-4-2 defensivo esperando a Chile en su campo. Luego de los ataques, el repliegue era rápido y ordenado, dispuestos a cerrarles los espacios a los jugadores chilenos. La forma de lograrlo era la superioridad numérica en medio campo. Para Valencia y compañía comenzaba a ser un gran problema en sus intenciones de llegar al arco rival. Los espacios no aparecían por lo que tenían que optar por la velocidad de Fuenzalida y Opazo por el sector derecho.

 

 

Chile al momento de defender, lo hacía con un 1-4-2-3-1. Dos medio centros (Carmona y Pavez) con doble función, hacer la salida del juego y también aportar en lo defensivo. Algo que no se ve a menudo en la Roja, que solo juega con un volante central. Esto ayudó a que los laterales salieran con más libertad en ataque. En momentos, cuando el rival superaba la línea del medio campo, uno de los volantes centrales retrocedía y quedaba como un central más.

 

“Fue una actuación más que buena, con algunos rendimientos muy sólidos prácticamente en todas las líneas”. Palabras de Pizzi para elogiar a estos nuevos representantes de la Roja. La nueva camada nos ilusiona con nuevo titulo frente a Islandia.

 

Autor: Felipe Borda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s