Chile mostró otra cara en Barranquilla

Este jueves se reunieron las selecciones de Colombia y Chile en el estadio Roberto Meléndez de Barranquilla, equipos que hasta ayer ocupaban la cuarta y quinta posición de la tabla, respectivamente. En la previa del partido ambos técnicos sabían que no sería un partido fácil, por eso lo táctico y la resistencia física iban a tomar una importancia vital para las aspiraciones de cada equipo.

El último enfrentamiento entre estas selecciones fue en semifinales de la Copa América Centenario, donde Chile fue claro ganador haciendo uno de sus mejores partidos en el certamen. El triunfo fue por 2-0, con goles del Chapita Fuenzalida y Charles Aranguiz.

FORMACION:

Chile tenía las ausencias de Sanchez por lesión y Gary Medel por suspensión. Pizzi formó con Bravo en el arco, línea de cuatro con Isla y Mena como laterales. Dupla de centrales compuesta por Roco y Jara. Marcelo Díaz como volante central acompañado por dos interiores, Aranguiz y Vidal. En delantera, tres puntas, Beausejour por izquierda, Fuenzalida por derecha y como centro delantero Eduardo Vargas.

formaciones

ATAQUE CHILENO

En los primeros minutos, el equipo de Pizzi logró hacer el juego que nos tiene acostumbrados a ver. Ser un equipo cerrado era la prioridad para recuperar la posesión sin recorrer tanta distancia. Al momento de hacerse con la pelota, ir rápidamente al ataque sin tanta elaboración. Aquí es donde la banda derecha paso a ser el arma principal de ataque. Las subidas de Fuenzalida e Isla tenían que ser con convicción y sin miedo a dejar algún espacio. Aprovechar cada hueco libre que dejaba Farid Díaz.

El Chapita siempre fue peligroso en sus desbordes, ganando la espalda del colombiano Díaz y llegando a línea de fondo para terminar con un buen centro que esperaba ser definido por Vargas o Vidal. Isla acompañaba el ataque cada vez que se le presentaba la ocasión. Pero siempre mirando de reojo el espacio que dejaba libre que intentaba ser aprovechado por Edwin Cardona.

 

POSICIONAMIENTO DE CHILE EN CANCHA

El cuerpo técnico tenía en cuenta lo que podía provocar el calor en sus dirigidos. Arriesgar más de la cuenta no estaba en los planes de Pizzi, por eso no quiso ser protagonista del juego y priorizó mantener su arco fuera de peligro. En cancha montó una idea posicional poco llamativa para el espectador, que vio cómo el equipo del ex entrenador de Católica se refugiaba con hasta seis jugadores en la última línea. Formando un 1-6-3-1 al momento de defender. El planteamiento funcionó; Colombia nunca encontró espacio libre y tampoco profundidad en sus ataques. Los relevos que hacía La Roja en defensa eran ordenados y coordinados. Por un lado, Fuenzalida cumplía una doble función, subir al ataque y llegar a cerrarle el espacio al lateral izquierdo cafetero. Por el otro costado, Beausejour cumplía principalmente funciones defensivas y pocas veces se le vio cerca del área rival. Los tres del medio campo, Aránguiz, Díaz y Vidal, negaron la intención de Colombia de buscar el arco de frente. Se turnaban las posiciones para no ser superados. Cumplieron de gran manera, haciendo un desgaste físico enorme. Aranguiz y Vidal tuvieron que ser reemplazados por Gutiérrez y Pedro Pablo Hernández, respectivamente.

 

ATAQUE COLOMBIANO

La tricolor entró a la cancha con ganas de ganar el partido, pero con cierto respeto al rival. Pekerman vio rápidamente el posicionamiento que planteaba su colega en lo defensivo y  decidió dejar jugar a Chile para que dejaran espacios. Los huecos quedaban cuando el equipo de Pizzi se posicionaba en ataque, pero las imprecisiones en los pases no dejaban aprovechar esas oportunidades para acercarse al arco de Bravo. Chile intentó, pero luego se replegó y Pekerman nunca más pudo ver un espacio para atacar libremente. La rotación de la pelota fue excesiva en la búsqueda de encontrar un jugador medianamente libre para rematar fuera del área. Intentaron de todas las formas: balones largos a las espaldas de los laterales y centrales, Macnelly Torres entró para ayudar a James en la elaboración, pero pocas veces pudo lograr un avance significativo. Los arranques de Arias eran con profundidad, sin embargo, sus imprecisos centros eran interceptados por algún defensa chileno. Las imprecisiones fueron el enemigo del entrenador de los cafetaleros.

 

Pekerman dijo en sus declaraciones post partido, “Fue un partido que ninguno de los dos equipos pudo superar al otro. El segundo tiempo fue todo de Colombia, Chile no jugo más”, declaraciones acertadas para describir el panorama general que mostró el partido.

Un punto importante para Chile que se queda en el puesto de repechaje y nada bueno para los locales que ahora deben enfrentar a Argentina como visitantes y, a priori, es un encuentro que es muy probable que pierdan, por lo que sumarían una de seis unidades posibles en esta doble fecha, lo que complicaría su pasaje a Rusia 2018.

 

Autor: Felipe Borda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s