Un nuevo clásico del pacífico

El Estadio Nacional recibió una nueva versión del clásico del pacifico. Un partido que se ha disputado en 38 oportunidades de forma oficial, con 18 victorias para Chile, 12 para Perú y en 8 ocasiones han repartido puntos. El último encuentro fue victoria para La Roja, en ese entonces, con Sampaoli en la banca.

Los dirigidos por Ricardo Gareca vienen de rescatar un empate como local frente a Argentina, dejándolos octavos en la tabla con 8 puntos, 3 menos que el equipo de Pizzi. Con estos números, el Tigre busca alcanzar a Chile en la tabla. Mientras que macanudo intenta volver a pelear en los puestos altos de la clasificación.

Formaciones:

Vuelve el esquema habitual con cuatro en el fondo, un volante de salida, dos interiores y 3 delanteros. Claudio Bravo bajo los tres palos. La ultima línea con Isla por derecha, Beausejour reemplazando a Mena por izquierda. Roco y Jara vuelven a repetir como dupla de centrales. En el medio campo Marcelo Díaz actuó como volante central, Aranguiz y Vidal como interiores. Y por último tres delanteros, Alexis por izquierda, Vargas por derecha y Nicolás Castillo como centro de ataque.

Gareca paró un esquema similar al chileno. Un 1-4-2-3-1 con Gallese en el arco, Trauco por izquierda, Rodriguez y Ramos como dupla de centrales y Corsa como lateral derecho. Dos volantes de contención, el experimentado Lobaton y el joven de 21 años, Renato Tapia. Como creador del juego ofensivo jugó Christian Cuevas acompañado por los costados por Avila y Flores. Y en labores netamente ofensivas, el capitán Paolo Guerrero

formaciones

Crónica del partido:

La velocidad e intensidad que caracterizaba el juego de Chile en la era Sampaoli volvió anoche al coliseo nacional ubicado en Nuñoa. Primeros 45 minutos sobresalientes, con un juego colectivo de mucha precisión y velocidad. El bicampeón de América estaba en perfecta sintonía. Aranguiz, Vidal y Díaz armaban el juego con confianza, solidez y simpleza. Sánchez y Beausejour tenían su propio juego por la banda izquierda, que complicaba a la defensa peruana en cada pasada del lateral izquierdo. Nico Castillo no tenía ocasiones de gol, pero peleaba una pelota tras otra como si fuese la última del partido. Los balones largos de Jara que siempre llegaron a destino, las buenas subidas de Isla que lo dejaban con tiempo y espacio para tirar centros, ayudado en el fondo por Roco que lo cubría cada vez que el Huaso se lanzaba en ataque. Pudieron ser 3 goles en el primer tiempo, pero el partido le quería dar una oportunidad a Perú de reaccionar. Llegó ese momento incaico a 15 minutos del final, una buena elaboración encontró bien posicionado y sin marca al puntero izquierdo Édison Flores, que encaró y con la punta de su botín izquierdo, definió al palo derecho de Bravo. La bicolor empataba el partido y quería más. El Tigre Gareca aprovecho el buen momento de sus dirigidos en el partido y mando a la cancha a otro delantero en busca del triunfo. Perú lo tuvo, pero el arco chileno zafó milagrosamente en dos ocasiones. El momento era difícil, se pensaba en una posible derrota y la calculadora se hacía más importante que el partido, pero llegó la calidad y temple del rey Arturo, que tras unos toques entre Isla y Aranguiz encontraron a Vidal que recibe de derecha y se la acomodó para definir con un zurdazo fuera del área inalcanzable para Gallese. Un golazo de Celia Punk, que queda con 6 goles en la clasificación, 1 menos que el goleador de estas clasificatorias, Edison Cavani.

El análisis:

Muchos errores se cometieron en Ecuador, esta vez era importante mantener un orden en las transiciones de defensa-ataque y ataque-defensa. Se vieron buenos relevos y movimientos en profundidad que hicieron complicada la tarea a la zaga peruana.

Ataques:

Pizzi quería velocidad en su equipo y lo logró. Con tres puntas tuvo mayor amplitud en sus ataques, las jugadas terminaban en centros o cambios de frentes que confundían a la defensa peruana. Con Castillo entre centrales, Sánchez bien abierto por izquierda y Vargas abierto por derecha, quedaban muchos espacios para que Vidal y Aránguiz se sumaran en ataque. La solidez que se veía en defensa le dio más confianza a los laterales para profundizar sus llegadas. Cada vez que se profundizó por las bandas en el área rival esperaban tres o cuatro jugadores chilenos para definir.

A pesar de que Perú tenía un esquema muy parecido al de Chile, no tuvo los espacios ni la velocidad que requería para poder atacar con intensidad e incomodar a la zaga chilena. A ratos intentaban hacer juego a través de Cuevas y Renato Tapia, pero no llegaban nunca a la profundidad que ellos querían. Priorizaron su ataque en enviar balones a Paolo Guerrero para que los aguantase y esperara la llegada de Ávila, Flores o Christian Cuevas. Una estrategia que no fue muy efectiva contando que de 8 tiros, solo 2 fueron con dirección a la porteria

Posesión y profundidad era la estrategia del Macanudo. Juego directo lo que propuso el Tigre Gareca. Aquí la comparación.

Perú en defensa:

Algo de lo cual no se podía despreocupar la selección peruana era de su defensa. Sabían que iban a tener a Chile metidos en su mitad de campo. Entonces, la concentración iba a jugar un papel importantísimo dentro del partido. Gareca salió a la cancha a defender el arco con una línea fija de 4 defensores y en el medio una línea de 5 jugadores para cubrir las orillas. Aun así desde el primer minuto se vieron superados por el ataque de la roja, que superaban la línea de 5 jugadores con balones largos a los puntas que se posicionaban pegados a la línea. No había forma de parar los ataques por las orillas y a la vez marcar a los jugadores que se metían por el medio. El panorama se ponía cada vez peor, a los 10 minutos el equipo peruano ya iba a desventaja. Entonces Gareca y su cuerpo técnico optaron por seguir la segunda parte del partido molestando la salida de Chile, especialmente a Marcelo Díaz. Esto provocaba que Chile no pudiese salir limpio por bajo y los obligaba a dividir balones.

Chile saca adelante un partido que por un momento se les complico más de la cuenta. Ahora Juan Antonio Pizzi respira más tranquilo al ver que la selección mejora su juego. Tras haber sacado tres puntos de seis en estas dos fechas de clasificación, el equipo nacional quedo en la séptima posición pero a solo 3 puntos de los puestos de clasificación directa. El 10 y 15 de noviembre son las próximas dos fechas, donde la roja visitara al seleccionado colombiano en Barranquilla y luego jugará de local frente a Uruguay.

Autor: Felipe Borda

 

 

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s