Clásico 180 del fútbol chileno

Este domingo se vivió un nuevo súper clásico del fútbol chileno, el número 180 en la historia. En la estadística, los resultados en el estadio Monumental les favorecen ampliamente a Colo-Colo, donde hace 15 años que no es derrotado por su archirrival, la U de Chile. Los pupilos de Pablo Guede vienen de ganar en casa ante Huachipato por copa Chile, aunque las dudas siguen en torno al trabajo del trasandino. Por su parte los azules, vienen ilusionados tras el debut con victoria y la clasificación en Copa Chile del nuevo cuerpo técnico, comandado por Víctor Hugo Castañeda y Luis Musrri. Haciendo ratificar el viejo dicho “Técnico que debuta, gana”.

FORMACIONES:

Dos fueron los cambios que hizo Guede respecto al partido de Copa Chile, Suazo fue reemplazado por Valdés en esa posición, dejando a Martin Rodríguez por la banda izquierda y en delantera Paredes reaparece para ser el acompañante de Rivero. Figueroa es ratificado como volante por derecha, dejando al capitán Gonzalo Fierro esperando una oportunidad desde la banca.

formacion-colocolo

El local formo con un 1-3-2-3-2

La U, presenta más cambios con respecto al partido con Iquique. Partiendo por el central Christian Vilches, que reemplazo al lesionado Gonzalo Jara en la zaga. En la línea de 4 en medio campo, Briceño reemplazo a Leiva, Lorenzo Reyes por Schultz para acompañar al Seba Martínez en labores de contención y Beausejour ocupo la banda izquierda anteriormente ocupada por Jonathan Zacaria. En delantera se mantuvo Gastón Fernández acompañado por Lorenzetti que actuaba de enganche por el joven Bryan Taiva.

formacion-udechile

La U formo con un 1-4-2-3-1

COLO-COLO:

Guede propuso lo suyo, lo que hace fechas atrás no resultaba tanto, ahora resultó. El equipo funciono y rindió como todos esperan que Colo-colo juegue. Línea de 3 defensores muy abiertos, que cubrieron las bandas que los volantes dejaban cuando acompañaban el ataque. El poblamiento de 5 hombres en medio campo, logró ser una pesadilla para los hombres que armaban el juego en la U. La presión fue alta e intensa, que solo lograba errores por parte de los zagueros y mediocampistas azules. Las coberturas y relevos se hicieron a la perfección, donde se vio muchas veces a Pavez cubriendo el puesto de Zaldivia, y Valdés haciendo de central por el lado de Baeza. Dos volantes que transitaban por la banda, uno (Rodríguez) fue la figura del partido y el otro (Figueroa) provoco desequilibrio constante y dejo ver que a sus 33 años sigue estando vigente. Para el 10 albo no era un partido cualquiera, se enfrentaba a su antiguo club, donde no brilló como lo hacía en Rancagua. Su partido fue de esos que lo hicieron conocido en Chile. Participativo, colaborador en defensa, movilidad y mucha precisión en su juego. A Ramón Fernández solo le faltó el gol para que fuese un partido perfecto. Para terminar, dos hombres de área en ataque. Paredes y Rivero eran los primeros en la línea de presión, eran los primeros en hacer que la U cometiera errores y siempre atentos para ser el definidor de la jugada. Una labor de mucho desgaste y esfuerzo.

MAYORÍA EN ATAQUE:

El ataque con varios hombres en el área, es de las principales características del juego del ex técnico de San Lorenzo. En palestino como en el equipo argentino, insistía en el ataque numeroso, tener mayoría de jugadores en área rival. Lo hizo en el clásico, donde en gran parte del partido superaba líneas rápidamente, para quedar en ventaja y definir las jugadas.

Los ataques de ambos equipos eran distintos, uno era más intenso en la busqueda del gol, el otro no aprovechaba esos pequeños errores que el rival le presentaba. A uno le falto ganas y al otro le sobro. Aquí la comparación

U DE CHILE:

No fue un clásico grato para la dupla VHC y Musrri. Se les vio gritando y moviéndose constantemente en su área técnica, no entendían la actitud de alguno de sus jugadores, que volvían al trote y no llegaban a las coberturas. No entendían las imprecisiones en los pases, ni tampoco el desorden defensivo. El rival los superaba una y otra vez en el medio de la cancha. Briceño y Beausejour nunca pudieron superar por las orillas a los centrales blancos. Monzón y Rodríguez siguen mostrando el bajísimo nivel que tuvieron en la era Beccacece, le ganaron las espaldas cuantas veces se les ocurrió a los volantes albos. La presión a ratos funcionaba provocando que Villar dividiera balones, pero rápidamente Colo-Colo las recuperaba con actitud y fuerza. Sin un referente de área se le complico aun mas la tarea de llegar al gol, se extraña la presencia de Felipe Mora, que por lesión no ha podido ser opción para el cuerpo técnico. La U más que plantear mal el partido, le falto tener mas actitud, garra y coraje para enfrentar el partido en el monumental.

Estamos acostumbrados a ver a los equipos de Guede quedar mal parados al momento que el equipo rival ataca. Que sus defensas retroceden demasiado lento y les ganan las espaldas, que dejan pocos hombres atrás cuando va en ataque, que es un descuidado a la hora de defender su propio arco. Claro, cuando un equipo quiere tener diez o quince oportunidades de gol por partido, tiene que arriesgar más en defensa. Es algo que tiende a pasar con Guede, su juego arriesga. Esta vez la clave fue arriesgar pero no descuidar. Merecida victoria para el popular y una revancha en la carrera de Pablo Adrián Guede.

Autor: Felipe Borda

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s